Barcelona 2013: Fin de la cita

El pasado sábado acabó la competición de waterpolo del Mundial de Barcelona. Y es obligatorio un breve análisis de lo que allí hemos visto. Porque sí, lo he visto y en primera persona. Por fin he podido disfrutar en vivo de una gran competición de waterpolo (bueno, miento, estuve en las Picornell en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, pero evidentemente los recuerdos no son todo lo nítidos que me gustaría).

Antes de nada, me voy a detener en la campeona del mundo femenina. Deja sin palabras lo que hacen estas chicas. Tras la plata olímpica de Londres, ahora el oro mundial. Pero más que en los éxitos, que en si mismo son increíbles, me quedo con la manera de conseguirlos. El famoso cómo. Da gusto verlas jugar. Evidentemente porque juegan bien, pero más allá de eso porque transmiten. Porque se muestran como un equipo unido, luchador, comprometido y valiente. Todo eso transmite un mensaje que llega al espectador, que engancha, que hace partícipe a todo el mundo del partido que se está jugando y que aviva la pasión por el deporte de equipo.

Quizás con el tiempo se valore con mayor precisión y objetividad lo que han conseguido estas chicas y su entrenador Miki Oca, pero creo que estamos ante un antes y después del waterpolo femenino. Se han aumentado y mejorado los referentes que tienen las niñas que se acercan a una piscina a practicar waterpolo, se ha conseguido que alguna niña vuelva en septiembre a tocar la puerta de alguna escuela de waterpolo (otra vez) y que el waterpolo femenino tenga presencia en el subconsciente de mucha gente. No nos quitaremos de encima las penurias cotidianas (muchas, muchísimas y en aumento) pero cada uno en nuestro ámbito seguiremos luchando, como lo hacen ellas, para hacer de la necesidad virtud y demostrar que se puede, vaya si se puede.

De mi parte, un agradecimiento enorme a este EQUIPO (las mayúsculas no son casuales) por hacernos la labor un poco más fácil a aquellxs que intentamos promocionar, desarrollar y mejorar el waterpolo femenino. Gracias Laura E., Marta, Anni, Roser, Mati, Jenifer, Lorena, Pili, Andrea, Ona, Maica, Laura L., Patri, Ana, Miki, Jordi, Claudio…

La otra España

Creo que no se puede decir lo mismo de la selección española masculina. Creo que un quinto puesto es meritorio, y hay que recordar que sólo un gol privó a los de Rafa Aguilar de luchar por las medallas. Pero incluso una medalla no habría quitado ese regusto amargo. El cómo, el famoso cómo. La selección masculina no transmitía, no llegaba, no pareció un equipo… Y eso creo que es un fallo muy importante en un Mundial en el que eres anfitrión.

Los campeones

De las campeonas ya he hablado más que suficiente. Hungría ha sido el campeón masculino. Liderados por un Viktor Nagy que desde la portería ha generado amores y odios a partes iguales, los magiares han demostrado que en un Mundial hay que ir de menos a más. Empezaron titubeantes y acabaron el campeonato con una solvencia inusitada, venciendo ante Montenegro una final que aunque apretada en el marcador, controlaron en todo momento.

Las dos joyas

Ver partidos en directo en la Picornell ha sido un auténtico placer que no me ha salido gratis ni mucho menos (del precio de las entradas, de la política de invitaciones y pases, de la imagen de las gradas y demás ya hablaré en otra ocasión, si es que me siguen quedando ganas de darle vueltas al tema). Creo que han sido 16 partidos los que he visto en directo y desde luego me quedo con dos. El España-Hungría de las semifinales femeninas y el Hungría-Croacia de las semifinales masculinas. Disfrutar es poco. Increíbles ambos partidos. Un placer.

Momentos y recuerdos

Desde luego, y como siempre en estos casos, lo importante es lo que te llevas de un campeonato. Y como siempre, me quedo con las experiencias vividas, con mis compañeros de expedición del Waterpolo, Leioan Bizi!, con toda la gente del waterpolo que allí vi, con la expedición vasca, con las risas, los calores, esa cervecita en el Village, ese abrazo, las voces de Alberto Montenegro y del gran Sergi Massó retumbando en las Picornell, ese saludo… Porque como dice Mati Ortiz un día, un Mundial es fugaz, “pero los momentos y los recuerdos permanecen siempre en nuestra memoria”. Fin de la cita.

En septiembre volvemos a la carga. #WATERPOLONONSTOP

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de JonLo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Barcelona 2013: Fin de la cita

  1. Me han encantado los posts estos sobre BCN`13 eh, no dejes de hacerlos 😀

  2. Andrey dijo:

    Que grande Jon. Has tocado la fibra del mundial. Era muy humano, como es el waterpolo (aparte las entradas, por supuesto…).

  3. Marisé dijo:

    Totalmente de acuerdo con todo lo que indicas, estuve presente en varios partidos, pero el mejor fue femenino, que Felicidad!! vivir esta experiencia ha sido maravilloso!!! Barcelona vibró!! y con muy pocas banderas independentistas, lo cual hizo que la fiesta fuese increible!! aunque hubo algún descolocado, incidentes minimos, o sea que Gracias Barcelona!!! han demostrado que es la mejor ciudad del mundo!! fui voluntaria olímpica y he recordado aquellos maravillosos dias, siempre en nuestra memoria, deseo que concedan JJOO a Madrid 2020 y que puedan vivir esta experiencia única, fui nadadora en mi juventud (tengo 67 años) y vivo la natación en mi dia a dia
    gracias por esta crónica tan bonita que has hecho Fin de la cita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s